Espera mientras cargamos tu próxima aventura

Barranco del Mascarat (Barranc Salat)

4 mayo, 2021

No hay comentarios

¡Mucho más que un simple descenso!

rapel final

Adentrarnos en el Barranco del Mascarat (Barranc Salat), es mucho más que un descenso, es un recorrido por la historia y la potencia de la naturaleza en estado puro.

Empecemos situándonos, este barranco tiene la peculiaridad de dividir dos comarcas de la provincia de Alicante o las también conocidas como “Les Marines” (Marina Alta y Baja), siendo la más septentrional Calpe y la meridional Altea.

Este hecho, hizo que durante muchos años, las comunicaciones entre estas dos localidades fuese muy difícil, ya que su única opción era el paso desde el “collado”, un camino que se labró a pie de montaña que de alguna manera trataba de facilitar el tránsito a pie (ya que contaba con algunos tramos escalonados) siendo especialmente difícil para carruajes. De estas andanzas se valían bandoleros y sus secuaces para sorprender a transeúntes de estos lares, de ahí el sobrenombre que se le da al barranco Salado, el del Mascarat, según leyendas que cuentan en la zona un bandolero enmascarado hizo de aquella su zona de trabajo….

Detalle del antiguo camino de paso por el barranco

Si bien el paisaje que hoy podemos contemplar es bello, más lo era tiempos atrás, la zona era muy rica en agua ya que  la sierra de Bernia desaguaba en este barranco y existían muchas fuentes alrededor, se valían del torrente de agua que llegaba a este barranco que era muy abundante, de ahí las formaciones tan imponentes que observaremos en la roca caliza, durante nuestro descenso, que solo la majestuosa mano de la madre naturaleza puede esculpir.

Las gentes que en tiempos atrás habitaron la zona, sabían de aquellos recursos hídricos y de su provecho, existían diversos cultivos como: almendros, olivares , viñedos, habas o melonares, para hacernos una idea de tal abundancia , se recolectaba en una sola cosecha, aceite hasta para dos años o 100 arrobas de almendras (casi tonelada y media ) . Ello nutrió a las familias que allí vivían haciendo que creciese la actividad en la zona, sumando a ella los hornos de yeso (extraído de las faldas de la Sierra de Olta) o las carboneras, siendo bien conocida la del Tío Tocates, que según cuentan…se le escuchaba por todo el barranco exclamar: “ Els dimonis están aci dins, eixiu! cuando la hornada no salía como tocaba…

Diligencias y tartanas pasaban por la zona, tanto para el transporte y venta de las cosechas y materiales, como de personas. Como anécdota contaremos que la diligencia de Ondara a Alicante, tardaba 22 horas en hacer su trayecto, haciendo a los usuarios bajarse de ella para atravesar el “camino del collado”(zona del barranco) a pie, dada la tortuosidad del camino. Este hecho pedía una solución a gritos.

Se esbozaba la idea de la creación de un puente que uniese y facilitase el paso entre Calpe y Altea.  Nadie podía imaginarse la faraónica obra que estaba a punto de comenzar.

En 1869 se comenzaron a abrir los túneles,  240 barrenos fueron utilizados y 105 personas fueron las encargadas de comenzar este proceso, pero no sería hasta 1870 cuando comenzase la construcción del puente del Mascarat (hoy en desuso) o  la “pirámide” como lo recuerdan los descendientes Calpinos de aquellos que lo gestaron.

Fue una construcción, lenta y costosa, por la dificultad del acceso a la zona y por las constantes lluvias y “torrentaes” que azotaban la zona.

Se recoge en el BOP (boletín oficial provincial) a fecha 20 de Agosto de 1873, una reclamación del contratista de la obra D. Joaquín Thous, donde exige indemnización por las fuertes lluvias acontecidas que arrastraron muros de mampostería ya construidos y los materiales de sillería labrada que se disponían para su colocación que ascendían a 35.562 de las antiguas pesetas.

Detalle de la base inicial del puente asediada por la riada de Agosto de 1873. Detrás se puede observar los sillares de posterior colocación.

Dicha riada sorprendió a los trabajadores en plena faena, teniendo que salir de allí estrepitosamente.

1. Puente recién inaugurado
Puente en la actualidad (desuso)

Tras este paseo por el tiempo y el patrimonio cultural que envuelve nuestro descenso, vamos a prepararnos para ello.

Antes de nada agradecer a los compañeros de Cabres de Muntanya por la instalación de este barranco, aun habiendo evidencias de anteriores descensos del barranco del Mascarat no es hasta 2020 cuando los amigos de Cabres de Muntanya de manera altruista deciden instalar este descenso, utilizando en su mayor parte parabolt con chapa y argolla. Muchas gracias compañeros!!

Para nuestro descenso necesitaremos la combinación de vehículos, uno lo dejaremos en el final del barranco y el otro lo más próximo al inicio.

Para llegar a nuestro primer punto (final del barranco) lo haremos por la carretera N-332 dirección Calpe, desde Altea, donde tomaremos la salida: URBANIZACIÓN PUEBLO MASCARAT, seguiremos esa misma carretera hasta pasar por debajo del puente y estacionaremos el vehículo 1 lo más cerca del puente (hay una zona de parking próxima)

Coordenadas zona parking:
X: 761 683
Y: 4280 488

Una vez aparcado nuestro vehículo, desharemos el camino, volviendo a la N-332 donde seguiremos hasta encontrar un cambio de sentido que nos permita tomar la salida hacia la escombrera (primera salida a la izquierda, tras pasar el barranco) donde dejaremos nuestro vehículo y comenzaremos la aproximación.

Coordenadas escombrera:
X : 761 812
Y: 4281 397

Rodearemos la escombrera y encontraremos una senda a la izquierda (X 761 812 Y 4281 397) que nos dejará a pie de cauce donde  continuaremos hasta el primer rapel.

Croquis del barranco del Mascarat

Esta es la reseña de nuestro descenso, podemos observar 5 rapeles y  que el más largo es de 20 metros, por lo que  será necesario una cuerda de 40 metros, aunque nunca está de más portear alguna cuerda auxiliar, por si fuese necesario. Una vez equipados con nuestro material personal para el descenso (casco, arnés, descensor, cabo de anclaje, como mínimo) nos disponemos a adentrarnos en el descenso de este bonito cañón.

Una vez ya en el cauce caminaremos hasta encontrarnos con el primer rapel de 3 metros, equipado con un parabolt  situado a la izquierda,  aunque evitable, destrepandolo por la derecha, casi sin levantar la vista tenemos el siguiente rapel, 4 metros equipado con dos parabolt con argolla, tendremos en cuenta la recepción de este rapel, ya que es posible que pueda haber agua residual en su base.

R2

El siguiente rapel, el más divertido de nuestro descenso, se nos presenta con un pasamanos de acceso, de un metro y con un parabolt con argolla para su montaje, de ahí accederemos a la reunión del siguiente rapel de 8 metros, en el que el primero que descienda, deberá de colocar un desviador para sortear la poza residual que hay en su base haciendo péndulo para ello, una vez el primero haya descendido, si conocemos la maniobra,  se podrá montar un rapel guiado para los siguientes, contando para ello con 2 parabolt y  un maillon.

R3

Nos acercamos al 4 y penúltimo rapel de 4 metros, el cual consta de 2 parabolt con argolla  y que tendremos en cuenta también su recepción para evitar posible agua estancada y más si ha habido lluvias recientemente.

R4

Caminamos entre estas estrechas y altas paredes, que bien nos pueden recordar a paisajes de otros continentes, maravillándonos con sus formas y alguna roca caprichosa encajada entre ellas, resistiendo acomodadas el paso del tiempo, hasta llegar a nuestro último e imponente rapel de 20 metros que culmina nuestro descenso.

Salida del barranco

Una vez salimos del el estrecho cañón del Mascarat, seguiremos por una senda muy bien marcada descendiendo por el mismo cauce hasta llegar a una carretera asfaltada, aquí tenemos 2 opciones:

Podemos coger esta carretera hacia la izquierda para ir hasta el parking donde dejamos el vehículo 1 o si lo preferimos podemos cruzar esta carretera y seguir bajando por el sendero hasta llegar a la Playa del Mascarat donde podremos darnos un baño refrescante en el Mediterráneo. Este barranco es el más próximo al mar de la Comunidad Valenciana en el cual podemos terminar nuestro recorrido en un chiringuito tomándonos una buena cerveza fría.

Ademas históricamente esta zona es una de las más frecuentadas y deseadas no solamente por el turismo de costa sino que gracias a sus grandes paredes y el tipo de roca que encontramos en ellas, también se puede disfrutar de una jornada de escalada con diferentes grados y vías, de uno o varios largos, como por ejemplo en el “Racó de Corv” donde también se puede practicar Psico Bloc.

BIBLIOGRAFÍA

Historiadecalp.net – Andrés Ortolá tomás

Pont del Mascarat- YouTube- Andrés Ortolá Tomás

Ocupación y poblamiento de Calpe entre los S.XVIII-XIX- José Luis Luri Prieto

Hª de Calp, Mola i Canelles, Vicente Tur, programa 1996 “coses nostres” Canal 27

Periódico El Progreso, carta suscriptor 1844.

Visor Cartogáfic GVA

Datos técnicos: Dani Planells (Aperturista)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.